Limitados por las restricciones de la pandemia y por las elevadas temperaturas que nos ha traído este invierno, los planes sociales quedan comprensiblemente muy limitados. Pasamos más tiempo en casa por la falta de opciones de ocio y también por el frío. Tenemos que admitir que nuestra vida social ha quedado mucho más reducida de lo que nos gustaría. Aun así, hay un concepto danés que puede servirnos de inspiración. Es el estilo de vida Hygge, una filosofía de vida originaria de Dinamarca, que apuesta por la sencillez como secreto de la felicidad.

El Hygge es una hoguera, paz, tranquilidad, una decoración armoniosa y una buena copa de vino para degustar en tu hogar, mientras fuera ya puede nevar o caer una tormenta. Sí, la felicidad puede ser una cosa parecida en un momento de paz, un espacio acogedor, cálido y una copa de un buen vino.

Sugerente, ¿verdad? Los vinos con reserva tienen unas características ideales para esta época. Son cálidos, intensos, con carácter y lleno de matices más complejos tanto en aromas como en sabor. Un vino reserva tarda en producirse, como mínimo, 3 años. De todo este tiempo, permanece un mínimo de 12 meses en barrica y el resto del tiempo en botella, sellada con corcho, en un espacio sin luz y en posición horizontal. A medida que pasa más tiempo, el vino va desarrollando su color y sus sabores, adquiriendo matices más complejos y tonalidades más oxidadas.

Desde Castell d’Or, formado por 16 bodegas del territorio catalán, te proponemos tres vinos tintos reserva  que son perfectos por este plan hygge. Puedes adquirirlos en tiendas especializadas o comprar vino en línea a www.castelldor.com.

Castell d’Or Reserva. DO Conca de Barberà.
Es un vino expresivo y equilibrado, con cuerpo y elegancia. Su variedad es Cabernet Sauvignon. El vino tinto con Cabernet Sauvignon es de un tono rojo intenso, con aromas frutales, florales y cereales. Estos aromas se vuelven más complejos con la crianza. Su sabor nos recordará a la fruta madura. El final de este vino es largo y persistente. En la nariz encontraremos notas de fruta. Su color es rojo, profundo y brillante. Es un vino que por sus calidades promete una muy buena evolución en la botella, si se conserva en condiciones óptimas.

 

Flama d’Or Reserva. DO Cataluña.

El Flama d’Or Reserva de la variedad Cabernet Sauvignon es un vino cálido, potente y muy estructurado. Es un vino equilibrado, potente, con cuerpo y persistente. Se caracteriza por su aroma intenso, complejo y elegante. Rico en matices de fruta roja madura, tostado y especies.

 

Vi negre reser

Cossetània Reserva. DO Penedès
Un vino elegante y de mucha calidad, también de la variedad Cabernet Sauvignon. Sus aromas nos transportarán a frutas como ciruelas negras, moras o higos secos. La complejidad aromática se va mostrando sucesivamente apareciendo una gran variedad de matices muy bien conjugados. Su paso por las botas de roble le aportan complejidad al conjunto aromático pero sin tapar nada y mostrando todo el abanico de sabores. En boca, detrás de su complejidad aromática, este vino se muestra con cuerpo, sabroso y muy estructurado.

Los tres vinos que os hemos presentado son ideales por maridar con un buen queso, preferiblemente fuerte y maduro como emmental o el camembert. También es un buen compañero por platos con pimienta negra, mostaza y sabores fuertes o picantes o platos calóricos habituales en esta época de frío para recuperar el cuerpo de los fríos intensos del exterior. Estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda online, en agrotiendas de Cataluña y en la tienda online.