El próximo 15 de mayo a las 9:30 horas, Castell d’Or acoge un taller específicamente centrado en el mundo de la viña y su biodiversidad. El fotógrafo Ferran Aguilar miembro de AFPE cuenta con una experiencia de quince años como profesor de fotografía. Ha sido ganador de diferentes premios nacionales como el Lux Oro, Plata y Bronce en la categoría de naturaleza. Su pasión por captar instantes únicos en la vida salvaje junto con su voluntad de protección y conservación lo han convertido en uno de los referentes en el mundo de la fotografía de naturaleza.

Autora: Cristina García

Su pasión por la naturaleza nace desde muy pequeño, ¿cómo surge esta pasión? ¿Qué es lo que le mueve a retratarla y conocerla?

Creo firmemente que la curiosidad es algo innato que nace en la infancia. La naturaleza despierta, potencia y nutre esa curiosidad. Lo que ocurre es que al crecer vamos perdiendo esa curiosidad y la contaminamos con nuestra manera de vivir. Yo la he sabido conservar, la he potenciado. El naturalismo es la base del humanismo. Comprender la naturaleza supone descubrir la conexión con la vida. Cuando tomas consciencia comprendes que hay que conservar la naturaleza por un bien común, Conocer, conservar y por último proteger. La fotografía es un medio de comunicación artístico con un leguaje que me permite divulgar para conservar, ya que sin fotografía, para mí, no hay conservación.

 

¿La viña y el mundo vitivinícola también forma parte de sus intereses fotográficos, qué destacaría?

El cultivo de la viña es un cultivo milenario. Ha transformado lentamente el paisaje Mediterráneo, moldeando estructuralmente los ecosistemas y aumentando la biodiversidad. Este hecho me parece extraordinario, por una parte por la creación de un paisaje agro forestal en mosaico y desde el punto de vista estetico y visual es inspirador. Me interesa la biodiversidad, pero también el color, las texturas, la simetrías. Intento mezclar todo esto en un reto que no termina.

¿De su experiència sobre la biodiversidad de la viña, qué es lo que más le llama la atención?

Todo lo que esconde. Como se desnuda con el frío y como se viste con el calor. Estos procesos determinan la fauna que acoge en las diferentes estaciones, y también el entorno forestal y agrícola que le acompaña. Con el tiempo descubres la gran biodiversidad que vive, se alimenta, se esconde en una cepa, es maravilloso.

¿Por qué es tan importante proteger este patrimonio natural?

Por nosotros y especialmente por los que vendrán. La naturaleza es de prestado, pero… no lo parece. Si no logramos tener una relación pacifica con nosotros y con el entorno estamos perdidos como especie.

¿Qué animales podemos observar cuando llega esta época de primavera?

La primavera es una explosión de colores, olores y texturas. Yo destacaría los insectos, y especialmente los polinizadores. Hay que educar la manera de ver el mundo, empezar por los más pequeños es una manera de afilar los sentidos. La macrofotografía nos descubre micro mundos  complejos y muy bellos.

En lo que respecta a la actitud, usted intenta mostrar una manera de acercarse a la naturaleza…

Respeto. Con esta actitud el resto es sencillo. Intento transmitir la pasión por la observación, por la belleza, por la esencia natural de las cosas.

¿Qué aprenderán los alumnos que participen en este curso?

Primero aprenderán a observar. Contemplar, analizar y por ultimo fotografiar. Adaptando los contenidos a las personas, creando un buen ambiente para disfrutar de un día especial. Ya no volverán a ver el viñedo de la misma manera, va a ser una buena experiencia. No lo olvidaran.

Apuntarme al taller, aquí.