Tradicionalmente, durante la época de Cuaresma, en que la religión cristiana prohibía consumir carne y huevos, el bacalao se convirtió en la alternativa preferida de los hogares. El motivo era que si se vivía lejos del mar, el pez fresco era muy complicado de mantener en buenas condiciones. El bacalao, que viene del mar del Norte y que se conservaba en salazón, permitía mantener su estado óptimo de consumo. Esto sumado a su versatilidad ha hecho que este pescado nutritivo haya dado un amplio abanico de platos con este ingrediente como protagonista.

 

 

El bacalao es un pescado blanco de un valor nutritivo excepcional porque tiene una elevada cantidad de proteínas de gran valor. Además se caracteriza para tener menos de un 3% de grasa. Esta grasa es saludable, del tipo omega 3, muy positivo para proteger el sistema nervioso y visual. El bacalao, además, contiene mucha gelatina que da melosidad a su carne y ayuda a la formación de cartílago. Lo podemos encontrar salado, fresco, desalado, fumado o marinado. Se puede enharinar, freír, confitar, servirlo crudo, cocinarlo al horno, a la plancha o a la brasa, hacerlo al vapor o guisarlo, etc.

En esta ocasión, apostamos por una fabulosa propuesta como son judías con bacalao o el bacalao con judías, fácil de preparar y deliciosamente nutritivo. Y por maridar-lo, Castell d’Or te propone hacerlo con un vino perfecto por este plato. El Vino Blanc Castell d’Or de la D.O Penedès es fresco y muy amplio, con un final aromático característico de la variedad Xarel.lo. Este vino se puede adquirir en la tienda en línea de la página de Castell d’Or.

castelldor_xarelo_penedes

Aun así, también podemos optar por un  Cava premium como es el Castell d’Or Brut Nature se caracteriza para ser aromático que armoniza matices de fruta madura, muy agradables y propias de la crianza en botella. Fresco, potente, con el carbónico muy muy integrado que potencia el sabor del bacalao sin enmascararlo.

castelldor_brut_nature

Ingredientes para 2 personas:

200 g de bacalao desalado
200 g de judías cocidas
2 tomates
Olivas negras
2 cucharadas de aceite de oliva
Pimienta

Elaboración

Laváis los tomates, cortadlos por la mitad y rayadlos. Extraer la piel que quede.
Añadid el óleo y mezcláis.
Laváis las judías y escurridlas, si son en conserva.
Desmenuzáis el bacalao. Mezcladlo con el tomate y añadid las judías.
Probáis el punto de sal. Podéis añadir más al gusto y también un poco de pimienta.
Emplatáis y decoráis con unas olivas negras.